/ SELE

¡SEMIFINALES!, UN PREMIO A LA MEDIOCRIDAD: LA SELE EN COPA ORO 2017

Para la Selección Nacional de Costa Rica la Copa Oro significa un gran reto, ya que nunca ha logrado obtener dicho título, y en éste 2017 sirve como base para denotar el ritmo de juego esperado para las eliminatorias mundialistas, y la tan esperada clasificación al Mundial de Rusia 2018.

Costa Rica clasificó por sexta ocasión en la historia a semifinales de la Copa Oro. Las cinco veces anteriores ocurrieron en 1991, 1993 –las primeras dos ediciones de la Copa–, 2002 (mejor resultado, fue subcampeón), 2003 y 2009. Desde entonces, en tres ediciones consecutivas quedó eliminada en cuartos de final y regresó a semifinales en 2017.

Estadísticas generales

En esta edición, luego de cinco partidos disputados, la selección registró 3 victorias, 1 empate y 1 derrota, anotó 6 goles y recibió 3. Mantuvo la valla invicta en tres juegos. En total, realizó 56 remates en todo el torneo, de los cuales 34 fueron directos a marco (60,7%). La efectividad de los remates, al contar solo aquellos que terminaron en gol, fue de 10,7%.

En el partido ante Canadá, el porcentaje de posesión de balón que tuvo la Selección Nacional se tradujo en mayor cantidad de remates, pues además de llegar a un 58,0% de posesión, fue el partido en el que contabilizó más disparos, 18 en total. En sentido contrario, aquel partido en el que dominó menos la pelota, contra Estados Unidos (un 41,0% de posesión), realizó la menor cantidad de disparos, solo 6.

Con respecto a la cantidad de pases realizados, la Sele completó 1.654 pases en todo el torneo. Precisamente contra Canadá, y además contra Guayana Francesa, superó los 400 pases por juego, y ante la selección estadounidense sumó la menor cantidad de pases de los cinco partidos (247).

Resumen partido a partido

El primer obstáculo de la selección fue contra Honduras, país con el cual ya se había enfrentado 4 veces en Copas Oro, en donde saca ventaja el equipo hondureño, ya que sumaba tres victorias y un empate en esos duelos. Además se denota la baja eficiencia goleadora y en defensiva, ya que Costa Rica solamente le había logrado marcar 3 goles, mientras que había recibido 7 goles. Sin embargo en éste 2017 Costa Rica logró acabar con tan mala racha, logrando ganar por la mínima a su similar hondureño. Es importante hacer notar que la selección de Honduras tuvo mayor cantidad de disparos, sin embargo la selección de Costa Rica tuvo un promedio de pases mayor, y supo aprovechar de su juego para lograr la única anotación del encuentro.

Seguido tocó con su similar de Canadá, equipo que venía de golear en su primer juego y se convertía en el principal rival por la disputa del primer lugar en el grupo A. En su historia, ambas selecciones se han enfrentado en 8 ocasiones, contando el último juego disputado en ésta Copa Oro 2017, y el rendimiento de Costa Rica no ha sido tan positivo, ya que solamente ha podido ganar 1 partido en la edición del 2005, y contabilizando en todos su juegos un total de 8 goles a favor contra 9 en contra. En dicha disputa de éste último partido, el resultado fue empate a 1 gol, aun cuando la selección de Costa Rica tuvo mejor promedio de juego y de oportunidades hacia portería rival. Entre lo más curioso de resaltar es el gol canadiense, ya que lo realizó Alphonso Davies, un jugador de 16 años y la mayor esperanza de talento para dicho país.

Para cerrar la zona de clasificación del grupo A, le tocó el turno a Guayana Francesa, rival con el cual la selección de Costa Rica jugó por primera vez; sin embargo éste partido no contó como juego oficial para la FIFA, ya que Guayana no es una selección afiliada a la federación. Con este encuentro ya son 5 partidos no oficiales que la selección de Costa Rica disputa por las mismas razones, ya que selecciones como Martinica y Guadalupe carecen de dicha afiliación. En este partido la selección de Costa Rica logró ganar por 3 goles a cero, a pesar de la gran cantidad de oportunidades que tuvo frente al marco y desaprovechó. El encuentro se tornó lento por la alta temperatura que imperaba en el campo, sin embargo el poco esfuerzo del rival en su ataque y la suficiente eficiencia al anotar de Costa Rica, permitieron a ésta lograr los 3 puntos y consolidarse como líder del grupo A con un total de 7 puntos.

En fase de cuartos de final de la Copa Oro 2017, le tocaba enfrentar a la selección de Panamá, equipo que si bien es un rival conocido y de varias disputas, ésta iba a ser la primera vez que se enfrentaban ambas selecciones en una edición de Copa Oro. Si analizamos a la selección de Costa Rica desde un nuevo inicio luego de finiquitar un mundial exitoso en Brasil 2014, ésta se ha enfrentado 6 veces a la selección de Panamá, en donde el saldo de resultados ha denotado una equidad entre las mismas, ya que registran 2 empates y 2 victorias para cada uno. Es importante observar que de los 6 juegos 2 han sido en suelo tico, 3 en suelo panameño y uno en suelo neutral, partido realizado en Estados Unidos, lo cual se asemeja al partido de esta Copa Oro 2017. Además, es importante recalcar que el anterior partido entre ambos realizado el 8 de junio de 2017 terminó empate, por lo tanto éste partido demostraría qué selección se había preparado mejor para la competición.

Sin embargo, dicho partido reflejó lo esperado, ya que fue un juego igualado y deslucido por ambas partes. La única forma en que el marcador cambió fue producto de un autogol panameño de Aníbal Godoy, suficiente para que la selección de Costa Rica se consagrara con la victoria y lograr la clasificación a semifinales de copa.

Con el historial en contra –6 derrotas en 7 juegos de Copa Oro en el duelo particular–, evidentes bajas producto de lesiones, y ante un rival reforzado con jugadores experimentados, la selección de Costa Rica afrontaba las semifinales contra el cuadro local, Estados Unidos. La Sele cedió la iniciativa y la responsabilidad de asumir el control del juego a los norteamericanos, que remataron más veces al arco de Patrick Pemberton. Costa Rica tuvo dos ocasiones clave en pies de Marco Ureña, que no pudo definir mano a mano ante Tim Howard, precisamente lo que sí hizo Jozy Altidore en el área contraria para marcar la diferencia. Clint Dempsey demostró su nivel en el poco tiempo que jugó y sentenció el marcador de 2 por 0, con lo que puso punto final a la participación de Costa Rica en la Copa Oro 2017.

Participación de los jugadores

Óscar Ramírez empleó 22 jugadores en toda la Copa Oro 2017 y otros 5 no tuvieron acción en ningún encuentro. Tres jugadores participaron en la totalidad de los partidos disputados por la selección; se trata del capitán Bryan Ruiz y los defensores Giancarlo González y Francisco Calvo, quienes no abandonaron el campo y jugaron 450 minutos. Otros cuatro jugadores fueron protagonistas de los 5 juegos aunque no jugaron todos los minutos: Marco Ureña, David Guzmán, David Ramírez y Yeltsin Tejeda. Junto a Patrick Pemberton y Johnny Acosta fueron los más regulares del torneo, lo que habla de la confianza del entrenador en ellos y la oportunidad para algunos de ganarse un campo en las convocatorias de cara a los partidos eliminatorios.

Francisco Calvo fue el jugador con el mejor Índice de Rendimiento de los Jugadores (IRJ) al sumar 32 puntos, con base en su regularidad en el torneo, su impacto en el trabajo defensivo del equipo, que solo recibió 3 goles y mantuvo el arco en cero en otros tres partidos, además de su aporte en el área rival, al marcar un gol contra Canadá. También destacó Bryan Ruiz con 28 puntos, que asumió el liderazgo desde el centro del campo, cooperó tanto en defensa como en ataque y demostró que se encuentra en un buen nivel físico al jugar todos los minutos. Así como Marco Ureña, eje de ataque del equipo, anotó un gol y realizó una asistencia, para finalizar con 26 puntos en el IRJ. Caso particular el de Rodney Wallace, que también hizo un gol y una asistencia, destacó por su desequilibrio y buen nivel de juego, pero una lesión le impidió continuar luego de la fase de grupos.

A continuación se presenta un desglose con el detalle para cada jugador convocado:

Rendimiento de Óscar Ramírez

El seleccionador nacional, llegó al torneo siendo segundos de grupo en la clasificación para Rusia 2018, con 28 partidos a sus órdenes y 15 victorias, logrando 53,6% de victorias, uno de los mejores rendimientos de los últimos años. La selección encajó 3 goles contra 6 que logró anotar, cifra solamente superada en 2013 (con un juego menos) que recibimos 2 goles. Logró realizar por primera vez en la participación tricolor en este torneo, 7 puntos en fase de grupos, por lo que es destacable que logró romper una racha de 3 Copas Oro sin llegar a semifinales, que databa desde la época bajo el mando de Rodrigo Kenton.

En retrospectiva

Ocho años pasaron para que Costa Rica volviera a disputar unas semifinales de Copa Oro y sentir de nuevo la emoción por alcanzar la final de la máxima competición de la confederación. El recorrido no transcurrió sin sobresaltos ni dudas, sobre todo por la propuesta del equipo que generó críticas de gran parte de la afición. Exagerado énfasis en resguardar la parte defensiva, poca fluidez hacia el ataque, poca sorpresa en cambiar el planteamiento ante situaciones específicas conforme avanza el partido, escaso desequilibrio en el último cuarto de cancha y falta de precisión para finalizar las jugadas, destacan entre las principales frustraciones que se le achacan a la Selección y que se convierten en puntos por mejorar en el corto plazo, de cara ni más ni menos que a los próximos partidos por eliminatoria hacia el Mundial de Rusia 2018, decisivos para la clasificación.

Alta posesión de balón en la fase de grupos demuestra parte de la idea de juego adoptada y que arrojó como resultado el liderato de grupo. Aun así, las dificultades evidenciadas continuaron para los siguientes dos partidos, acompañado también por el efecto de las lesiones que se convirtió en una plaga y un obstáculo añadido; en el juego contra Estados Unidos el planteamiento fue mucho más conservador, reflejado en los números, y las falencias existentes fueron inmensas ante una selección efectiva y que no perdona.

En el apartado individual destacan varias figuras que, por un lado, se consolidan como parte de la base de la Selección, y por otro, se ofrecen como buenas alternativas en la competencia por puestos específicos, como los casos de Francisco Calvo, Rodney Wallace, David Guzmán y Patrick Pemberton. No obstante, la oportunidad de ver nuevas figuras se diluyó con la eliminación en semifinales.

En resumen, "no todo lo que brilla, es oro", un rendimiento aceptable en Copa Oro 2017, se ve permeado por una cara de la Selección Nacional donde hubo: falta de iniciativas por parte del cuerpo técnico -planteamientos, convocados, sustituciones y mala lectura de juego-; ausencia de estrategia para llevar a la conclusión jugadas a balón parado; bajo rendimiento de jugadores élite en el engranaje; y lo más delicado, la omisión de poder observar nuevas jóvenes promesas (y que se supone, estos torneos contribuyen). Por ello, creemos en las cifras, pero también creemos que podemos mostrar una mejor imagen. No podemos, ni debemos, conformarnos con este tipo de mediocridad, más a la postre del papel significativo que realizó la Selección Nacional en el último torneo mundialista y que hoy, exigía estar dentro de los finalistas en esta edición de Copa Oro 2017.

X